Nerea Maestu (ILC) presenta su investigación "El Apocalipsis en el mapamundi del Kitāb garāʼib al-funūn wa-mulah al-ʽuyūn (s. XI) y la conquista de Constantinopla a través de al-Andalus"

Nerea Maestu, beca JAE-intro durante 2020 bajo la supervisión de Maribel Fierro (ILC-CCHS), ha presentado como resultado de su investigación la comunicación "El Apocalipsis en el mapamundi del Kitāb garāʼib al-funūn wa-mulah al-ʽuyūn (s. XI) y la conquista de Constantinopla a través de al-Andalus" en el Congreso Internacional Virtual La escatología medieval. Universidad de Santiago de Compostela, celebrado los días 28-30 de julio de 2021.

Esta ponencia ha abordado cómo una tradición escatológica que profetizaba que la conquista de Constantinopla se lograría a través de al-Andalus pudo haber sido plasmada en el mapamundi rectangular del Kitāb garāʼib al-funūn wa-mulaḥ al-ʻuyūn - abreviado como Libro de las Curiosidades- un tratado astronómico y geográfico del siglo XI compuesto en El Cairo durante el Califato Fatimí (909-1171).

La conquista de Constantinopla era en el pensamiento apocalíptico musulmán uno de los grandes signos de la llegada del Día de la Resurrección (yawm al-qiyāma). Ante sus murallas tendrían lugar las temibles malāḥim o batallas apocalípticas en las que los musulmanes resultarían victoriosos, solo para tener que hacer frente después a la venida del Anticristo (al-Daŷŷāl). La principal fuente que recoge estas tradiciones es el Kitāb al-fitan de Nuʽaym b. Ḥammād (m. 843), en la que se augura que tal empresa partiría desde Egipto. En cambio, su contemporáneo andalusí Ibn Ḥabīb (m. 853) en su Kitāb al-ta’rīj, recopila unos hadices, cuya cadena de transmisión se remonta a los Compañeros del Profeta, en los que se vaticina que la conquista de Constantinopla acontecerá a través de al-Andalus una vez que haya caído la dinastía omeya. Uno de ellos expresa que será un descendiente de Fāṭima, hija de Muḥammad, el que les derrocará y tomará desde ahí la capital bizantina.

Hay razones para considerar que esta tradición pudo repercutir en la concepción del mapamundi rectangular que da inicio al segundo libro del Libro de las Curiosidades. Éste es un tratado profundamente ligado a las ideas de la doctrina del Califato-Imamato Fatimí, el cual asentaba su legitimidad sobre el presupuesto de que su primer Califa-Imām, al-Mahdī (r. 909-934), era el Bien Guiado, el Mesías que habría de gobernar justamente antes de la llegada de la Hora. Su designio divino iba acompañado de una inexorable responsabilidad religiosa de expansión universal.

Se ha teorizado, incluso, con que este tratado pudiera servir de ayuda a la Da‘wa fatimí, esto es, la red secreta de misioneros (dā‘īs) encargados de predicar la doctrina del ismā‘īlismo. Varios elementos del mapa, como las Puertas de Gog y Magog, las murallas de Constantinopla, o la isla de Sarandīb donde Adán descendió a la Tierra, dan prueba del mensaje escatológico que subyace tras este mapa. A ello hay que añadir la acechante presencia de una Península Ibérica desmesuradamente grande, que ocupa casi la totalidad del lado occidental del mundo y que casi parece tocar los muros de Constantinopla. El detalle con el que se cartografía la Península, con especial atención a la zona suroeste y la extraña situación de ciudades como Zamora o Carmona, revelan el conocimiento de revueltas que tuvieron lugar entre los siglos IX y X, como la del príncipe omeya Ibn al-Qiṭṭ (901), y que, desde el prisma de visión del Califato Fatimí, eran precedentes del futuro debacle de la dinastía omeya.  

Nerea Maestu también ha publicado la reseña del libro de Yossef Rapoport y Emilie Savage-Smith, The Lost Maps of the Caliphs: Drawing the World in the Eleventh-Century Cairo, Chicago-London: The University of Chicago Press, 2018 en Al-Qanṭara 42(1), e12, disponible en  https://al-qantara.revistas.csic.es/index.php/al-qantara/article/view/629