La cueva de Els Trocs en Huesca fue ocupada estacionalmente por los primeros pastores trashumantes documentados en Europa, según se desprende de una investigación en la que trabaja Marta Moreno (IH)

fotografia_1.jpg

Laboratorio de Arqueobiología del Instituto de Historia el CSIC (Madrid) donde se analizan las muestras de ovinos del presente estudio.

El descubrimiento demuestra que esta cueva, situada a más de 1500 metros de altitud en la localidad de San Feliu de Veri/Bisaurri (Huesca), fue utilizada como refugio para la práctica más antigua certificada en Europa de la trashumancia hace unos 7300 años aproximadamente. Estamos, por tanto, ante la primera constatación científica de este tipo de explotación pecuaria en toda Europa en un momento muy temprano, cifrado a través de una investigación multidisciplinar en la que participa el CSIC.

El trabajo aúna los estudios arqueozoológicos coordinados por Marta Moreno García, investigadora del Instituto de Historia del CSIC en Madrid y autora de correspondencia del mismo, los análisis de isótopos de carbono y oxígeno sobre la bioapatita del esmalte de los dientes de ovejas llevados a cabo por Carlos Tornero, investigador del IPHES en Tarragona, y el análisis de los paleoparásitos hallados a lo largo de la secuencia estudiados por Alizé Hofman de la Universidad de Toulouse.

Los investigadores señalan que, aunque el fenómeno de la trashumancia es un fenómeno económico y social propio de la Edad Media, podemos decir que la esencia del mismo, fue practicado, hace ya 7500 años, por los primeros pastores que se adentraron con sus animales domésticos en el Pirineo Axial en la Alta Ribagorza oscense.

La práctica de los movimientos estacionales y en altitud descubiertos en Trocs, formaría parte de ese acervo cultural inmaterial conocido en época histórica como trashumancia, que el tiempo va arrinconando inexorablemente y cuyo futuro en nuestro país es hoy más que incierto, según las conclusiones del equipo de investigación.

Investigación multidisciplinar

Los resultados son contundentes ya que, a través del estudio de las pautas de sacrificio de los restos de ovinos acumulados en la cueva, a lo largo de los más de 2000 años que estuvo ocupada de manera recurrente e intermitente (ocupaciones estacionales de finales de primavera y verano), se detecta una progresiva disminución de las muertes perinatales, un retraso en la edad de sacrificio de esta cabaña y, por tanto, la práctica de una gestión ganadera avanzada en la que el control creciente sobre la época de cría y la explotación de los pastos en altitud resultarían factores clave para aumentar el tamaño y la capacidad productiva de los rebaños.

Los datos isotópicos registrados en la bioapatita del esmalte dentario revelan no solo que las ovejas recuperadas en la Cueva de Els Trocs vivieron a lo largo del año en ambientes ecológicos diferentes, pasando en el valle otoño e invierno y en la montaña primavera y verano, sino que también evidencian, por primera vez, la desestacionalidad del ciclo natural reproductor de esta especie en la península ibérica.

Por su parte, los análisis de los paleoparásitos indican que la cantidad de parásitos por muestra de sedimento recogida a lo largo de la secuencia, aumenta en cantidad y variedad de helmintos conforme avanzamos en el tiempo, lo que ha permitido corroborar el aumento de la actividad ganadera en el entorno de la cueva desde el neolítico antiguo hasta el neolítico medio/final y la relación de la movilidad de los rebaños con la expansión del proceso de neolitización y antropización de las zonas de alta montaña del Pirineo Axial.

fotografia_2.jpg

Detalle del proceso de excavación en la cueva. Lecho original del fondo de la misma con alta concentración de restos humanos, animales y cerámica.

Publicación en PLOS ONE

El estudio, que se ha publicado en la prestigiosa revista Public Library of Science PLOS ONE, es el resultado de un trabajo de equipo en el que han participado investigadores y arqueólogos del CSIC, a través del Instituto de Historia y el Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit), dirigidos por la Universidad de Valladolid y el Gobierno de Aragón que han trabajado además junto al  Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), la Universitat Rovira i Virgili (URV), la Universidad Toulouse-Jean Jaurés, la Universidad Autónoma de Madrid, el Center of Natural and Cultural Human History de la Danube Private University y el Integrative Prehistory and Archaeological Science de la Universidad de Basel.

El artículo está accesible a través del siguiente enlace:

Investigating Neolithic caprine husbandry in the Central Pyrenees: Insights from a multi-proxy study at Els Trocs cave (Bisaurri, Spain) Cristina Tejedor-Rodríguez, Marta Moreno-García, Carlos Tornero, Alizé Hoffmann, Íñigo García-Martínez de Lagrán, Héctor Arcusa-Magallón, Rafael Garrido-Pena, José Ignacio Royo-Guillén, Sonia Díaz-Navarro, Leonor Peña-Chocarro, Kurt. W. Alt, Manuel Rojo-Guerra. Published: January 6, 2021 https://doi.org/10.1371/journal.pone.0244139