El ILC colabora con la artista estadounidense Jenny Holzer en la reproducción de una tablilla cuneiforme que se expone en el nuevo Museo del Louvre de Abu Dabi

Este instituto del CSIC firma su primer contrato de transferencia, en el que han trabajado Barbara Boeck e Ignacio Márquez, para revisar la fidelidad con la obra de arte tallada en mármol

barbaraboeck-ignaciomarquez.jpg

El Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo, del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC (ILC, CCHS-CSIC), ha firmado su primer contrato de transferencia, que consistió en una asesoría científica en la creación de una obra de arte que se expone en el nuevo Museo del Louvre de Abu Dabi. El trabajo desarrollado por los investigadores Ignacio Márquez y Barbara Boeck ha sido fundamental para que Jenny Holzer (EEUU, 1950), artista conceptual estadounidense, haya podido exponer una de sus obras en la que pretendía reproducir una tablilla cuneiforme sobre el Mito de la Creación.

Barbara Boeck, una de las pocas expertas que ha trabajado con la tablilla original en el Vorderasiatisches Museum de Berlín, y el investigador Ignacio Márquez han asesorado a la artista en el proceso de la reproducción de la obra sobre el Mito sumerio de la Creación, una de las piezas que Jenny Holzer ha concebido para la colección permanente del Museo del Louvre de Abu Dabi. En el proceso de producción, la Fundación Factum Arte, situada en Madrid, ha sido la encargada de reproducir en mármol esta pieza de grandes dimensiones de la artista conceptual. Asimismo, la representación de ‘Ensayos’ (Montaigne, 1588) y ‘Muqaddima’  (Ibn Khaldun, 1377) dan forma a la obra completa que Holzer ha elaborado para este museo.

    La tablilla cuneiforme original muestra una epopeya escrita en las lenguas cuneiformes sumerio y acadio, en cuya reproducción se reflejan fragmentos del Mito de la Creación. La transformación de la tabilla cuneiforme a una obra de arte de tan gran tamaño, requirió una ampliación enorme. “Hemos pasado de manejar dimensiones milimétricas a metros, lo cual es bastante impresionante. Hemos tenido que dejar la lupa a un lado”, destacó Ignacio Márquez. Enfrentándose a la dificultad de trabajar con el mármol, la artista conceptual ha creado una gran pared de nueve metros de largo y tres de ancho.

    Embed from Getty Images

    Sobre una superficie de mármol, observando la tabilla original, los investigadores verificaron si la réplica escalada de la obra era fiel a la original. Con imágenes digitalizadas de la pieza, del Vorderasiatisches Museum, han comprobado si “la profundidad de las cuñas estaba bien aplicada, ya que la reproducción en otro material, como ha sido en este caso el mármol, hace que la tablilla se vea muy distinta”, subrayó la investigadora del ILC Barbara Boeck. En la asesoría realizada, ambos investigadores dieron algunas indicaciones sobre la importancia de la iluminación de la obra de arte en el museo, ya que en la realidad se trata de un factor fundamental, a la hora de facilitar la lectura de la escritura tridimensional en las tabillas cuneiformes. Además, detectaron que en algunos casos había que reelaborar algunas secciones de los paneles y se tuvieron que enfrentar a diversas cuestiones estéticas, que consensuaron con la Fundación Factum Arte y Jenny Holzer.

    Una colaboración innovadora para el ILC
    Ambos expertos forman parte del grupo Las letras y las ciencias en la antigua Mesopotamia, perteneciente al Departamento de Estudios de Próximo Oriente Antiguo del ILC, reconocen que este proyecto ha sido muy novedoso para ellos.

    Hacer este trabajo, al principio, fue chocante. Una tablilla tiene anverso y reverso y lo que ha hecho esta artista es poner una página de un libro pegada a otra. No es una pieza que se pueda girar. Al estar acostumbrada a trabajar con estos documentos de forma científica, desde un punto de vista profesional, fue un poco chocante. Como investigadores, ‘luchamos’ con estos signos, tenemos que descifrarlos, y no nos fijamos en la parte estética. He entendido que hay que ponerse en la piel de la otra persona y encuentro su trabajo muy impactante. Es algo muy estético y artístico. Creo que es una idea genial. Es muy bonito”.

    Barbara Boeck, investigadora del ILC

    Esto me ha permitido ver la tablilla con otros ojos. Ha sido una experiencia única y muy especial. La he disfrutado mucho. Ha sido un trabajo irrepetible y fascinante”.

    Ignacio Márquez, investigador del ILC

    Datos técnicos del asesoramiento cuneiforme de Ignacio Márquez y Barbara Boeck

    • Contenido de la tablilla: una epopeya de creación bilingüe escrita en las lenguas cuneiformes sumerio y acadio; copia del texto data a la época medio-asiria (siglos XIII-XII a.C.).
    • ​Labor llevada a cabo: revisión de la réplica, asesoramiento sobre cómo decisiones estáticas pueden afectar la legibilidad de la escritura cuneiforme, discusión sobre qué tipo de ajustes (suavizado, nitidez, simplificación, etc.) representan la imagen más fiel de la escritura cuneiforme.
    • Conservación: la tablilla cuneiforme original se encuentra en el Vorderasiatisches Museum de Berlin.